Caspa, síntomas y tratamiento

dermatitis seborreica, caspa, tratamiento, sintomas

CASPA Y DERMATITIS SEBORREICA

SINTOMAS Y SIGNOS
  • Escamas grasientas sobre placas enrojecidas
  • Afectación de zonas seborreicas

La caspa es una afección muy común, recurrente, que en ocasiones llega a ser muy molesta, aunque habitualmente implica sólo un problema estético. Junto al pelo y por debajo de la piel se encuentran las glándulas sebáceas, que son las encargadas de segregar una sustancia grasa que lubrica la piel. Cuando esta secreción es excesiva, se seca y forma la caspa. La causa de esta descamación grasienta es una enfermedad crónica de la piel, denominada dermatitis seborreica, que se caracteriza por el enrojecimiento y por la descamación.

Esta afección se presenta en las zonas cutáneas donde son más activas las glándulas sebáceas, que se encuentran diseminadas por la piel. Por consiguiente, puede afectar al cuero cabelludo, la zona central de la cara y los pliegues de la piel, como las axilas, el surco submamario, el espacio interglúteo y las ingles. Se caracteiza por la aparición de escamas finas y grasientas sobre las placas rosadas, que provocan picor o escozor.

Se ha comprobado en aquellos pacientes con esta afección, que la dermatitis seborreica es ocasionada por una levadura que vive habitualmente en la piel, denominada Pityrosporum ovale. Algunos científicos creen que la ingestión de alcohol y una dieta rica en grasas influyen negativamente en esta afección.

La dermatitis seborreica puede aparecer desde muy temprana edad, durante la lactancia, y afecta al cuero cabelludo (costra láctea), la cara o las ingles. Tambien se presenta en la pubertad y en la vejez, pero es más frecuente entre los 20 y 50 años de edad y predomina en los hombres. Aunque a veces aparece asociada con otras afecciones, generalmente la persona con dermatitis seborreica no padece una enfermedad de base.

Medicina Ortodoxa Medicina Alternativa
Cuero cabelludo. Habitualmente, el tratamiento se inicia con aplicaciones locales de champúes o lociones para eliminar las costras. Con este fin es muy útil también el uso de ácido salicílico en aceite de oliva. De esta forma, cualquier farmaco que se aplique con posterioridad no se quedará en la superficie sino que penetrará en el cuero cabelludo.

Champúes recomendados con los siguientes ingredientes activos:

  • Ácido salicílico
  • Sulfuro de selenio
  • Pirionato de cinc
  • Alquitrán
  • Ketoconazol

Estos champúes sirven para controlar la actividad de los hongos y las levaduras que actúan en este proceso.

Nota: Es muy importante que la elección del champú se haga en función del tipo de piel de cada persona, y según el grado de descamación que presente el individuo.
Terapias con plantas
Fitoterapia Para tratar la caspa se debe atacar la causa. En aplicaciones tópicas están indicadas las plantas que regulan la producción seborreica, promueven la cicatrización y restauran la epidermis, como las sumidades floridas de la salvia (Salvia officinalis), las flores de manzanilla (Matricaria chamomilla) y la corteza de limón (Citrus limonum). Se aplican en forma de jabones especiales o en enjuagues (infusiones, decocciones, etc.).


Aromaterapia
Puede aplicarse de diversas formas, pero los masajes sobre el cuero cabelludo son la mejor elección. Destacan los aceites esenciales de tomillo (Thymus vulgaris), romero (Rosmarinus officinalis) y pachulí (Pogostemon cablin).

Flores de Bach
La dermatitis seborreica afecta con frecuencia a personas con problemas emocionales, introvertidas o con complejos serios. Por esta razón, una terapia floral dirigida al problema de fondo ayuda a conseguir mejores resultados.
A menudo la administración prolongada de una mismo producto, éste pierde eficacia y el paciente comprueba que ya no produce mejoría. Cuando esto ocurre debe cambiar de preparado.

También se aconsejan dietas ricas en hortalizas y frutas frescas para evitar deficiencias de vitaminas y minerales, ya que presentan una estrecha relación con los excesos de secreción seborreica. Los líquidos mineralizantes (infusiones y caldos vegetales) hidratan y nutren las células afectadas.

Es conveniente eliminar de la dieta la leche entera, las carnes rojas, el azúcar y las harinas refinadas (blancas), las grasas de origen animal, el café, el té y el alcohol. Las curas depurativas controladas por el especialista evitan los brotes de formación excesiva de caspa.

Prevención Puesto que se trata de una enfermedad crónica, constitucional del individuo, no existen medidas para prevenir su aparición. Lo correcto es llevar a cabo un tratamiento adecuado de los brotes.