¿Existe el espiritismo?


El espiritismo se convirtió en una gran moda de los circulos intelectuales de Estados Unidos y Europa a mediados del siglo XIX, la posibilidad de comunicarse con los muertos fascinaba a mucha gente que creía en la existencia de los espíritus y fantasmas.

Hermanas Fox: Leah, Margaret y Kate

Inicios

Todo comenzó en el año de 1847, cuando las pequeñas Margaret y Kate Fox junto a su familia se instalan en una casa situada en un pueblo de Nueva York; a los pocos meses de la mudanza, en la casa de los Fox, comienzan a oirse ruidos extraños como pasos de personas en la noche, mesas que se movían solas y golpes en las paredes.

La noticia se difundió por el vecindario y transcurrió poco tiempo para que las sesiones espiritistas se vuelvan populares entre los círculos sociales más altos. El número de creyentes aumentó a tal punto que incluso se organizaron en un movimiento llamado "Sociedad Espiritista".

El fraude

A la hermana mayor de las Fox, Leah, se le ocurrió que éste podría ser un buen negocio, tenian clientes de grandes fortunas que incluso llegaban a cobrar más de 180 dolares por sesión de espiritismo, que para ése tiempo, era un dineral.

El 21 de octubre del año 1888, Margaret Fox declaró públicamente ante una gran audiencia en Nueva York la verdad:


"Todo fue un engaño... el espiritismo desde el comienzo hasta el fin, fue una farza. Todo es un truco."


Margaret Fox
Luego de esta declaración pública fue detallando cada uno de los trucos con los cuales engañaban en las sesiones espiritistas, que luego fueron publicados en el periódico "New York World".

Resulta que para simular los pasos de un espíritu caminando por la noche les bastaba amarrar una manzana con un hilo y hacerla golpear en el suelo; perfeccionaron la técnica haciendo tronar los dedos de sus manos y sus pies, movían la mesa durante una sesión espiritista con las piernas mientras todos juntaban las manos, y a partir de ahí "hablar" con los espíritus ya no sería un problema.

Sin embargo a tales declaraciones la moda del espiritismo no se detuvo y continúa a la actualidad siendo uno de los mayores fraudes de la historia.