¿Por qué revientan las palomitas de maíz?


La respuesta es simple si se comprenden las leyes de los gases. Piensa en un grano de palomita de maíz como un recipiente herméticamente cerrado. El recubrimiento exterior de la semilla, llamado pericarpio, es resistente y grueso, y conserva el almidón y la humedad dentro del grano. Cuando el maíz se calienta, la humedad se vaporiza, y se tiene entonces un gas en un recipiente cerrado. La ley de Gay-Lussac nos dice que a volumen constante -como el que se tiene en el grano- la presión gaseosa aumenta con la temperatura.

Entre 200 y 240°C, aproximadamente, la presión del gas caliente del interior del grano se hace mayor de lo que el pericarpio puede resistir y el grano estalla. Durante la explosión, los gránulos de almidón que contienen el vapor de agua se expanden hasta un volumen muchas veces mayor que el original, volteando el grano al revés y formando una hojuela blanca.

El maíz tierno blanco o amarillo revienta con un fuerte ruido, pero no formará una hojuela. Se han creado más de 700 variedades de maíz para palomitas. Una vez que este maíz ha madurado en el campo, se seca en el tallo hasta alcanzar un contenido de humedad de alrededor del 16%; entonces se cosecha y se seca hasta que alcanza un contenido óptimo de humedad de 13.5 a 14% por ciento antes de envasarlo.

Son varias las razones por las que algunos granos de maíz no revientan; por ejemplo, un pericarpio dañado o un contenido de humedad demasiado grande o demasiado pequeño. La próxima vez que comas palomitas de maíz, piensa en la ley de Gay-Lussac.

Veamos el efecto de la ley de Gay-Lussac de las palomitas de maíz reventando en camara lenta.